Indicadores de competitividad

Indicadores de competitividad según el World Economic Forum (WEF) (reporte 2017-2018). Los números corresponden a la valoración dada por el índice. Entre más alto sea el valor, mejor.

Mapa interactivo

Tabla de valores mínimos y máximos
Indicador Último Mínimo Máximo
Indice de competitividad                  
Instituciones                  
Infraestructura                  
Ambiente macro-económico                  
Salud y educación primaria                  
Educación superior y entrenamiento                  
Eficiencia de los bienes del mercado                  
Eficiencia del mercado laboral                  
Desarrollo del mercado financiero                  
Preparación tecnológica                  
Tamaño del mercado                  
Sofisticación de negocios                  
Innovación                  

Tendencias

Índice de competitividad

Infraestructura

Salud y educación primaria

Eficiencia de los bienes del mercado

Desarrollo del mercado financiero

Tamaño del mercado

Innovación

Instituciones

Ambiente macro-económico

Educación superior y entrenamiento

Eficiencia del mercado laboral

Preparación tecnológica

Sofisticación de negocios

Definiciones

Competitividad

Competitividad es definida como aquellas instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país. La productividad, por otro lado, determina el nivel de prosperidad que puede ser alcanzada por una economía. El nivel de productividad támbien determina las tasas de retorno por inversiones en una economía, las cuales a su vez son conductores fundamentales de sus tasas de crecimiento. En otras palabras, una economía competitiva tiene mayores probabilidades de tener un crecimiento más acelerado en el tiempo.

La competitividad, según el GCI, esta compuesta por los siguientes “pilares”:

Instituciones

El ambiente institucional esta dado por el marco legal y administrativo bajo el cual los individuos, firmas y gobiernos interactuan para generar riqueza.

Infraestructura
El concepto de infraestructura, en este caso, contempla: la calidad de las calles (carreteras), rieles, puertos y transporte aereo.

Infraestructuras bien desarrolladas reducen el efecto de las distancias entre regiones, integrando así el mercado nacional y conectandolo a un bajo costo con mercados de otros paises y regiones. Adicionalmente, la calidad y el alcance de las redes de infraestructuras impactan significativamente en el crecimiento económico y reduce la desigualdad de ingresos y pobreza en una variedad de maneras.

Entorno macro-económico

La estabilidad del entorno macroeconómico es importante para las empresas y, por lo tanto, es importante para la competitividad global de un país. Si bien es cierto que la estabilidad macroeconómica por sí sola no puede aumentar la productividad de una nación, también se reconoce que el desorden macroeconómico perjudica a la economía, como hemos visto en los últimos años en el contexto europeo. El gobierno no puede proporcionar servicios de manera eficiente si se tiene que hacer pagos de alto interés sobre sus deudas pasadas. Ejecución de los déficit fiscales limita la capacidad futura del gobierno para reaccionar a los ciclos económicos. Las empresas no pueden funcionar eficientemente cuando las tasas de inflación se van de las manos. En suma, la economía no puede crecer de manera sostenible a menos que el entorno macro-económico es estable.

Salud y educación primaria

Una fuerza de trabajo saludable es vital para la competitividad y la productividad de un país. Los trabajadores que están enfermos no pueden laborar a su potencial y serán menos productivos. La mala salud conduce a importantes costos para las empresas, ya que los trabajadores enfermos a menudo están ausentes o funcionan a niveles más bajos de eficiencia. La inversión en la prestación de servicios de salud es, pues, fundamental para las consideraciones económicas, así como morales.

Educación superior y entrenamiento

La educación superior y la formación de calidad es crucial para las economías que quieren incrementar la cadena de valor más allá de simples productos y procesos de producción. En particular, la economía globalizada de hoy exige que los países fomenten grupos bien educados de trabajadores capaces de realizar tareas complejas y capaces de adaptarse rápidamente al entorno y las necesidades cambiantes del sistema de producción. Este pilar mide las tasas de matrícula secundaria y terciaria, así como la calidad de la educación según la evaluación de los líderes empresariales. El grado de formación del personal también se toma en cuenta debido a la importancia de la formación vocacional profesional continua en los puestos de trabajo -la cual es descuidada en muchas economías- a modo de garantizar un mejoramiento constante de las habilidades de los trabajadores.

Eficiencia del mercado de bienes

Los países con mercados de bienes eficientes están bien posicionados para producir la combinación adecuada de productos y servicios teniendo en cuenta sus condiciones particulares de oferta y demanda, así como para asegurar que estos bienes se puedan negociar de la manera más eficaz en la economía. Una competencia saludable en el mercado, tanto nacional como extranjera, es importante para el impulso de la eficiencia del mercado (y por lo tanto la productividad de los negocios) asegurando que las empresas más eficientes (aquellas producen bienes demandados por el mercado) sean las que prosperan. El mejor entorno posible para el intercambio de bienes requiere un mínimo de intervención del gobierno. Por ejemplo, la competitividad se ve obstaculizada por impuestos distorsionantes o engorrosos y por las normas restrictivas y discriminatorias en materia de inversión extranjera directa (IED) -que limita la propiedad extranjera- así como en el comercio internacional.

Eficiencia del mercado laboral

La eficiencia y la flexibilidad del mercado de trabajo son esenciales para garantizar que los trabajadores son asignados a su uso más eficiente en la economía y que cuenten con los incentivos para dar su mejor esfuerzo en sus puestos de trabajo. Por lo tanto, los mercados de trabajo deben tener la flexibilidad de mover a los trabajadores de una actividad económica a otra con rapidez y a bajo costo, y así permitir fluctuaciones salariales sin grandes perturbaciones sociales.

Los mercados de trabajo eficientes también deben asegurarse de tener claridad en los incentivos para los empleados y los esfuerzos para promover la meritocracia en el lugar de trabajo, así como támbien deben proporcionar equidad en el entorno empresarial entre las mujeres y los hombres.

Desarrollo del mercado financiero

Un sector financiero eficiente asigna los recursos ahorrados por los ciudadanos de un país, así como los que entran en la economía del exterior, a sus usos más productivos. Canaliza recursos a aquellos proyectos empresariales o de inversión con las tasas más altas de rendimiento esperados, en lugar de aquellos conectados políticamente. Por lo tanto, una evaluación completa y adecuada del riesgo es un ingrediente clave de un mercado financiero sólido.

La inversión empresarial también es fundamental para la productividad. Por lo tanto las economías requieren sofisticados mercados financieros que hagan disponible capital para la inversión del sector privado a partir de fuentes tales como préstamos de un sector bancario sólido, bolsas de valores bien regulados, capital de riesgo y otros productos financieros. Con el fin de cumplir con todas esas funciones, el sector bancario debe ser confiable y transparente -como se ha hecho claro recientemente- los mercados financieros necesitan de una regulación apropiada para proteger a los inversores y otros actores en la economía en general.

Preparación tecnológica

El pilar de preparación tecnológica mide la agilidad con la que una economía adopta las tecnologías existentes para mejorar la productividad de sus industrias, con especial énfasis en su capacidad para aprovechar al máximo las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en las actividades y procesos diarios de producción para aumentar la eficiencia y la innovación que habilita la competitividad.

Sea que la tecnología utilizada haya sido o no desarrollada dentro de las fronteras nacionales es irrelevante en cuanto a su capacidad para mejorar la productividad. El punto central es que las empresas que operan en el país deben tener acceso a los productos y modelos avanzados y la capacidad de absorberlos y usarlos.

Tamaño del mercado

El tamaño del mercado afecta a la productividad dado que los grandes mercados permiten a las empresas a aprovechar a las economías de escala. Tradicionalmente, los mercados disponibles para las empresas se han visto limitados por las fronteras nacionales. En la era de la globalización, los mercados internacionales se han convertido en un sustituto de los mercados nacionales, sobre todo para los países pequeños. Hay vasta evidencia empírica que muestra que la apertura comercial se asocia positivamente con el crecimiento.

Por lo tanto las exportaciones pueden ser consideradas como un sustituto de la demanda interna para determinar el tamaño del mercado para las empresas de un país.

Sofisticación de negocios

La sofisticación de negocios se refiere a dos elementos que están estrechamente vinculados: la calidad de las redes de negocios globales de un país y la calidad de las operaciones y estrategias de las empresas individuales… La calidad de las redes de empresas de un país y de las industrias de apoyo, dada por la medida de la cantidad y calidad de los proveedores locales y la extensión de sus interacciones, es importante para una variedad de razones. Cuando las empresas y proveedores de un sector en particular están interconectados en grupos geográficamente próximos, llamados “clusters”, la eficiencia se ve reforzada, mayores oportunidades para la innovación en procesos y productos son creados, y se reducen las barreras de entrada para las nuevas empresas.

Innovación

La innovación puede surgir de nuevos conocimientos tecnológicos y no tecnológicos. Las innovaciones no tecnológicas están estrechamente relacionadas con los conocimientos, las habilidades y las condiciones de trabajo que se incrustan en las organizaciones y, por tanto, están cubiertas en gran parte por pilar anterior. El último pilar de la competitividad se centra en la innovación tecnológica.

Comentarios

comentarios